Historia

Historia

   Parece ser que el nombre de Bohonal deriva de la abundancia de agua o charcas que se encontraban en su entorno. Posteriormente se le añadió el nombre de Ibor. No se tienen datos fiables de los primeros asentamientos ocurridos en la Comarca de los Ibores. Parece ser que existen ligeros indicios de que ya había algún asentamiento en el Paleolítico. Estos indicios se hacen mas evidentes en el Neolítico, al haberse encontrado hachas y varios utensilios pertenecientes a dicha Era del Megalismo hay la evidencia de varios Dólmenes: El Dolmen del Pibor, del Labrao, del Alisar, Las Murcias, El Horquillo y el del Gambute, conocido también por el de los tres mojones, que aún se conservan y sirven para separar los términos de Bohonal de Ibor, Peraleda de San Roman y Castañar de Ibor. También constancia del asentamiento de romanos y árabes.
   La Historia de Bohonal esta totalmente ligada a la de Talavera la Vieja (Talaverilla) hoy bajo las aguas del pantano de Valdecañas.
   En el año 1489 según acta Municipal Bohonal de Ibor se asienta sobre el amojonamiento de un terreno rocoso en las inmediaciones de los Ríos Tajo, Ibor y Gualija, es posible que esta ubicación se debiera a ser éste lugar idóneo por su abundancia en pastos y agua, para el paso del ganado y la Mesta.
   A finales del Siglo XV y principios de XVI se construye la Iglesia Parroquial bajo la advocación del Apostol San Bartolomé. En 1576 se firma una concordia por la que los vecinos reconocían el dominio directo del Conde de Peñaranda sobre todos los términos. Trabajarían sus tierras en régimen de colonato mientras la propiedad directa de las tierras seguía perteneciendo al Conde. En 1855 el Estado a través del Ayuntamiento pone en venta las tierras. En 1872 el Tribunal Supremo da la razón al Conde cancela las ventas y las tierras vuelven al dominio del Conde. Entre 1919 y 1921 se inicia las gestiones para la compra y reparto de la Dehesa de la Retuerta.
   En 1930 culmina esta compra y reparto de dichas tierras. En 1927 finaliza las obras sobre el Río Tajo y la Carretera de Navalmoral a Guadalupe y la tristemente Guerra Civil Española no fue necesariamente cruenta en Bohonal pero sí para lamentar la muerte de algunos vecinos.
   En los años 60 se construyó el Pantano de Valdecañas que dejó bajo sus aguas al Pueblo de Talavera la Vieja y parte de su término pasó a engrosar el de Bohonal.
   Las Ruinas Romanas de Agustóbriga, los populares Mármoles son trasladados piedra a piedra y asentados en una pequeña elevación (donde se les puede admirar actualmente junto al puente del pantano de Valdecañas) en la Carretera de Navalmoral a Guadalupe. En las últimas Décadas las sucesivas emigraciones primero al Extranjero y posteriormente a las grandes ciudades nacionales han hecho que descienda notablemente el número de habitantes.
   No ha ocurrido así con el número de viviendas que han aumentado, se han construido nuevas, y remozado casi la totalidad, pues el sentimiento de nostalgia y el cariño a su tierra han hecho que la totalidad de los emigrados y sus descendientes posean su segunda vivienda en Bohonal. El Pueblo se ha modernizado en sus calles y plaza totalmente pavimentadas. Se han construido un Centro Médico, Casa de Cultura, Centro de Día y Piscina.